Tema: “¿Cómo anunciar el evangelio a la sociedad actual?”

Lugar: Seminario Mayor “Reina de El Cisne”

Director: P. Manuel Cabrera

Fecha: 24-26 de enero del 2014

 

Ponentes:

  1. P. Manuel Rodicio (Párroco de Santa María, Madre – Jipijapa)
  2. P. Franklin Quichimbo (Director de Catequesis – Loja)
  3. P. Francisco Ochoa (Director de Pastoral Social – Caritas Loja)
  4. P. Jaime Castillo (Sacerdote diocesano de Loja)
  5. P. Manuel Cabrera (Director de la Escuela Diocesana de Teología y de Biblia)

 

SÍNTESIS DE LAS JORNADAS BÍBLICAS

 

Palabras de Inauguración

(Mons. Alfredo José Espinoza Mateus)

 Pondré en evidencia no solo la intervención inaugural sino las intervenciones que realizó en lo que sigue de la mañana. Cabe resaltar que Mons. Alfredo Espinoza recordó sus líneas de acción: ternura y cercanía. Siguiendo las huellas de Don Bosco que decía que la cercanía produce afecto y el afecto la confianza. Esto le llevará a ser un pastor cercano a su pueblo, para dejarse querer por el mismo. Pidió no tener temores en la liturgia porque a veces por quedarse en lo legal se pierde el verdadero espíritu.

 

Manifestaba que él, al igual que Papa, Francisco, buscará una Iglesia en salida, en la que anunciemos como verdaderos creyentes para ser verdaderos evangelizadores. No olvidar – decía – que el Papa, Francisco invita anunciar el evangelio en las redes sociales.

 

“La Alegría de la fe”

(Ponente: P. Manuel Rodicio)

Inició la exposición del tema haciendo una referencia general a la Exortación Apostólica “Evangelii Gaudium”. Indica que la novedad de la Evangelii Gaudium está en el énfasis y neologismos. Así como el Papa, Benedicto XVI era el Papa del intelecto, así mismo, el Papa, Francisco es el Papa del corazón. Nos habla de la centralidad del kerigma que no tiene que ser impuesta la verdad y quitada la libertad. Pide que sea una Iglesia en salida, que sea una comunidad de discípulos misioneros que salgan de sus encierros y camine aunque sea enlodado.

Para entrar en tema, consideró oportuno tomar el evangelio de Lucas como aquel evangelio de la alegría y para ello nos mencionó un sinnúmero de citas bíblicas del mismo (nacimiento, resurrección, Emaús, Hijo pródigo).

Desde la Evangelii nuntiandi “Conservar la dulce y confortadora alegría de evangelizar” (n. 80) y también citadas después por el Documento de Aparecida y la Evangelii Gaudium y justamente esta alegría surge del Encuentro con Cristo. En este sentido el Papa invita a dejarse encontrar para aquellos que no lo han encontrado y continuar renovando día tras día los que lo han encontrado.

¿Qué sucede cuando no existe el encuentro? Existen riesgos grandes como: la tristeza individualista del corazón cómodo y avaro. Sin embargo, la clave es que con el encuentro Cristo no nos quiere príncipes sino de pueblo. Además ser cristianos cántaros para que las demás personas beban de ella.

 

“Transmisión de la fe”

(Ponente: P. Manuel Rodicio)

“El cristiano no crece por proselitismo sino por atracción”, está fue la frase que sintetiza su exposición.

La misión nace de la alegría de haberse encontrado con Cristo. De allí imposible haberse encontrado y no ser misionero. Vasta realizar una mirada al evangelio de Lucas, en capítulo 24, el pasaje de los discípulos de Emaús: el encuentro con Cristo impactó sus vidas que su alegría más grande era salir a contar  a sus hermanos. Por eso la vida se complementa dándola y se aísla guardándola. Por ello el Papa, Francisco nos avisa que los bautizados desde su realidad es un agente evangelizador. Todos tenemos que crecer como evangelizadores.

Los destinatarios de la misión somos todos, sin duda hay que distinguir ámbitos dentro de esta misión para evangelizar mejor. La primera es la pastoral ordinaria; la segunda, las personas que no viven las exigencias del bautismo y la tercera para aquellos que rechazan. En este vasto campo, el Papa nos dice que existen aún privilegiados y estos son: los pobres, enfermos, todos aquellos que son despreciados y que no te pueden recompensar.

En este sentido, la misión es una urgencia, esta es nuestra primera motivación y un desafío. Existen algunas motivaciones: El amor que hemos recibido de Jesús y ser salvados; ser discípulos y en cuanto que el evangelio da respuesta a las necesidades más profundas de las personas.

¿Qué es lo que tengo que anunciar? El kerigma, es decir, a un Jesucristo que te ama, dio su vida para salvarte y él te ilumina para fortalecerte y liberarte.

¿Cómo se lo tiene que hacer? El Papa, Francisco nos dice que tiene que ser hecho el anuncio en clave materna, lenguaje positivo y una predicación sencilla, clara, directa y acomodada.

Buscar

Nuevo Testamento

Citas Bíblicas

Contáctenos