Tema: “La Fe de los discípulos de Jesús”

Lugar: Seminario Mayor “Reina de El Cisne”

Director: P. Manuel Cabrera

Fecha: 25-27 de enero del 2013

 

Ponentes:

  1. P. Mauricio Aldeán
  2. P. William Segura
  3. P. Milko Torres
  4. Fray Walter Verdezoto
  5. P. Jaime Castillo
  6. P. Manuel Cabrera (Director de la Escuela Diocesana de Teología y de Biblia)

 

La fe de los discípulos de Jesús en el Evangelio de San Lucas

Ponencia: P. Williams Segura ( Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. )

 A lo largo de sus ponencias pondrá en evidencia el evangelio de Lucas como el evangelio de la Misericordia. Para ello, realizará la interpretación de algunos textos de Lucas entorna a la fe y, esto le servirá de plataforma para profundizar la Fe como objeto y como sujeto.

 

Introduce la temática con los pasos de la Lectio divina: leer, meditar, orar y contemplar ( vivir ). Hoy es urgente saber hacer una lectura atenta porque al leer se escucha. Solo así nuestra lectura hace que sea un encuentro con una palabra viva, Jesucristo, esta Palabra confiada a la Iglesia para la salvación. Cuando toma como referencia los textos evangélicos de Lucas, permanecerá en la primera parte de la Lectio, una lectura atenta, intuitiva y reflexiva y comprensiva.

 

Lc 7, 36-50

El centro de este relato no es Simón ni menos la pecadora es el mismo Jesucristo. Presenta por una parte la arrogancia del fariseo de invitar a Jesús solo para ponerlo a prueba, y a su vez, juzgar en su interior la condición de la pecadora. En cambio, la mujer anónima pecadora con una fe profunda hizo que toda su integralidad de la persona se manifestara en sus gestos, es decir, mostró toda su feminidad. Y esto hizo que se transformaran sus gestos en una verdadera liturgia de perdón y acción de gracias. Jesús por su parte salvaguarda la integridad de la persona sea del fariseo como de la pecadora. Simón etiqueta a la mujer solo la ve como pecadora, en cambio, Jesús la observa como mujer. A este punto, insiste en que la verdadera oración no solo es mental si la expresividad de toda la persona. La verdadera fe es que lo pone en movimiento hacia, como en el caso de la pecadora “Tu fe te ha salvado”. Su fe hizo que realiza varios gestos.

  

La Fe

La fe tiene que ser distinguida por su objeto y sujeto.

 

Por su objeto de fe:

  1. La relación personal del ser humano con Dios en la persona de Jesucristo. En este paso se recuerda lo expuesto por Mons. Julio, la pedagogía del encuentro como parte fundamental. Lo relacionará con el enamoramiento en una pareja. Porque creer significa relación y por ende pone en movimiento. De allí que el sentido de nuestras palabras tendrán su incidencia si han sido amasadas y meditadas en el silencio y la oración.
  2. Los contenidos. Primero es el encuentro luego el aprendizaje de los contenidos.

Cabe rescatar, por tanto, tres aspectos de la fe:

  1. La entrega a Dios o a Jesús
  2. Confianza
  3. y adhesión a la verdad.

El conocimiento de Dios o Jesús no es solo intelectual o intuitivo sino esponsal. Como en los esposos que se encuentran.

Buscar

Nuevo Testamento

Citas Bíblicas

Contáctenos