Tema: “La nueva evangelización para la celebración de la Fe Cristiana en una cultura globalizada” 

Lugar: Seminario Mayor “Reina de El Cisne” 

Director: P. Manuel Cabrera 

Fecha: 10-12 de junio del 2013 

 Ponentes: 

  1. Mons. Francisco Niño Súa
  2. P. Manuel Rodicio
  3. P. Manuel Cabrera (Director de la Escuela Diocesana de Teología y de Biblia) 

 

SÍNTESIS DE LAS JORNADAS DE ESTUDIO  

Primer día: Ponente Mons. Francisco Niño Súa 

Su jornada se dividió en dos puntos esenciales: 

  1. La Relación Pastoral Urbana y Cultura Urbana
  2. Cómo evangelizar la nueva cultura. 

La premisa principal que es punto de partida y, a su vez, al final de la jornada será punto de llegada de su exposición:  

“La Pastoral urbana no es un problema de organizar 

la acción de la Iglesia en la ciudad, 

sino el desafío de evangelizar una nueva cultura.” 

 

Pastoral Urbana y cultura urbana 

Comprender el fenómeno urbano es un desafío hoy y, para ello, requiere hacer un recorrido histórico del término y sus diferentes connotaciones. En ello, lo más sobresaliente  de las consideraciones es la dificultad hoy a poner límites político-geográficos entre lo urbano y lo agrario porque un campesino tiene las mismas posibilidades y oportunidades de vivir como uno de ciudad. A esto, añadía: “Es muy fácil sacar un hijo del campo, pero que difícil es sacar el campo del hijo”. La cuidad ya puede ser concebida como un espacio centro administrativo desde esta perspectiva. 

Por ello, el fenómeno urbano es como un continuo aumento de las ciudades que superan los confines y se convierte casi ya solo en un centro administrativo. 

Se puede decir que “lo urbano” no tiene límites  sino que es un estilo de vida, y por ende, es necesario tener presente que no es un fenómeno netamente de ciudad sino de todos. Es un tema que compete a todos los párrocos y laicos, los de ciudad y los de provincia. 

A diferencia de Europa, Latinoamérica ha tenido su propio recorrido sobre el fenómeno urbano  y, en ello, se pueden distinguir tres características: 

  1. Macrocefalía: (cabeza grande), es decir, tenemos ciudades únicas que se convierten en cabeza y más tarde en capitales. Estas por sí mismas absorben a las demás ciudades más pequeñas. Por ejemplo Montevideo, allí se encuentra concentrado el 80 % de la población.
  2. La urbanización precede a la industrialización: primero aparecieron las ciudades y luego las industrias. En algunos lugares incluso las industrias se encuentran fuera de la ciudad misma.
  3. Suburbios: Circunstancias varias llevaron a que la gente inmigrara a las ciudades, produciéndose de esa forma la miseria y otros… 

Mons. Francisco invitaba a no ser empiristas sino saber aprovechar las ciencias sobre todo las sociales que nos ayudan a tener datos precisos de la realidad en que trabajamos. Porque hoy lo urbano ya no es una problema sino un desafío. 

Para profundizar un poco más del tema vale la pena recordar una frase de Mons. Francisco “el que ama anticipa sus necesidades”. De esta forma es oportuno mencionar elementos teológicos que ayuden para la comprensión de la realidad urbana. El ponente recurre a las Sagradas Escrituras, Concilio Vaticano II y otros documentos para fundamentar los criterios: 

  • La encarnación como criterio teológico y el dialogo como criterio pastoral.
  • Es importante crear conciencia de Iglesia particular (ejemplo Diócesis de Loja) donde el más importante es el Proyecto de Dios sobre nosotros. Es decir, ya no se comprende la Iglesia solo desde la parroquia donde el párroco es todo sino desde una visión de trabajo en conjunto.
  • La vocación y misión de la Iglesia es evangelizar.
  • Se pide hoy la conversión, entendida como una oportunidad de renovación de la mente para consolidar una verdadera pastoral urbana. 

La pastoral urbana requiere una firme actitud de discernimiento para poder delegar, descentralizar y formar líderes (formación de laicos), como también una cultura organizativa y corporativa. Para ello, es necesario el cambio de paradigma (video). En este video después de una larga reflexión dejó el gran desafío con una pregunta: ¿Qué estamos dispuestos a cambiar para la transformación y cambio de paradigma? 

Dejar  de ser islas parroquiales y fomentar el trabajo en equipo porque la cultura urbana es un nuevo areópago y este para la Iglesia es el gran desafío y a ello lo afrontamos juntos. 

La relación entre pastoral urbana y cultura urbana entonces se encuentra en el principio teológico de la encarnación, es decir, el único motivo de la encarnación fue el amor y esto tiene que llevar al discípulo misionero a salir de sí y encontrar en lo urbano no una dificultad sino un desafío. 

 

La pastoral urbana como misión de la Iglesia 

En esta parte va responder al ¿cómo? 

La pastoral urbana tiene sus propias características su historia y contexto. Para ello, requiere un discernimiento y espiritualidad que un creyente la acoge bajo la acción del Espíritu. Además recordar lo ya dicho precedentemente: la vocación y misión de la Iglesia es evangelizar (EN 14) de allí el desafío. 

Más allá de dar respuestas concretas sobre el actuar pastoral en lo urbano es importante tener presente lo siguiente: Discernimiento, experiencias fundantes, consciencia eclesial, dimensión comunitaria, acogida a los carismas, discipulado misionero, opción fundamental por la evangelización.

El siguiente cuadro ubicará y centralizará la labor y misión de la Iglesia a la hora de hacer pastoral urbana.

 

Peligros de la pastoral urbana desde la Biblia

Antiguo Testamento

Nuevo Testamento

Adán, incapacidad de asumir responsabilidades

Marta y el activismo

Babel o dificultad de comunicación

Samaritanos que se quedan en los detalles

Esaú, el inmediatista que vende su carisma

El hijo mayor de corazón chiquito

Jefté y el que mucho habla

Marcos inconstante sin visión de futuro

Sansón y las pasiones

El deudor perdonado que no sabe perdonar

Saúl y el celoso

Simón y el apego a los bienes

Helí y la falta de evaluación

Los fariseos y el culto a la persona

David y el comportamiento poco ético

La ceguera de los doctores de la ley

Salomón y la pérdida de su mística

El legista que quiere justificarse

Roboam el autoritario

 

 

Así como se encuentra peligros también podemos observar características positivas a la luz de las Sagradas Escrituras y que estas pueden ser encontradas con mayor facilidad. 

Por ello, quiero concluir diciendo: “La Pastoral urbana no es un problema de organizar la acción de la Iglesia en la ciudad, sino el desafío de evangelizar una nueva cultura.

Buscar

Nuevo Testamento

Citas Bíblicas

Contáctenos